POLÍTICO, ECONÓMICO Y SOCIAL  
01/02/2016
Oddone, 35 años después: le robaron su banco, Diners, y no se da por vencido

Se dice en Brasil “A los amigos, todo; a los enemigos, la Justicia”. El Mercosur ha unido a ambos países. En todo. Pero en el país vecino algunos estrados se mueven un poco más rápido que aquí. Por ejemplo, después de dos meses de que una vedete ayudara en el despegue de un avión de la línea estatal argentina aún no ha sido llamada a declarar. Tampoco los pilotos. ¿Deberíamos esperar otros 35 años?
Suele afirmarse que “la Justicia tiene sus tiempos”. Es cierto. Como que también todo tiene un límite. La tardanza en demasía exaspera, también al límite, porque el dicho popular asevera que “Justicia lenta no es justicia”. Esto debería avergonzarnos.
Sin embargo, se debería prestar especial atención a una situación que se ha señalado con anterioridad y en absoluta soledad en estas páginas. Nos referimos a la ausencia de la
autoría mediata, de la responsabilidad de los “superiores” de aquellos funcionarios que han cometido actos deshonestos en la administración de la cosa pública.
La
autoría mediata en el derecho penal es una forma de autoría caracterizada por la comisión de un delito a través de otra persona. Autor mediato es el que comete el delito sirviéndose de otro como “instrumento”.
Resulta sorprendente que este criterio  únicamente se aplique en Argentina para el juzgamiento de militares de alta graduación que participaron en la lucha contra la guerrilla marxista en la década del setenta, y que no alcance a encumbrados funcionarios civiles del área económica que han actuado en todas las épocas como si éstos, como los uniformados,  no hubiesen estado protegidos por
un aparato organizado de poder.
Juan Salinas Bohil

Por LUIS A. ODDONE
“La caída del Banco Oddone y del Grupo de Compañías Oddone se produce a consecuencia de que enfrenté públicamente al ministro José Martínez de Hoz en un programa televisivo criticando la política económica del Proceso de Reorganización Nacional y su incidencia destructiva en el Sistema Financiero Argentino”.

Luis Oddone: “(...) Capozzolo me extorsionó a través de Reynal en la cárcel para vender la tarjeta de crédito Diners entre otros robos a empresarios. Catena regresó de California a fines de 1980 con casi US$100 millones en sus cuentas y su conglomerado vitivinícola, vendido antes de la intervención al Grupo Greco, intacto. El Interventor del Grupo Greco designado fue un empleado de Capozzolo… (...)”.

-10/03/2015: El Juez federal Sergio Torres sobresee a 3 directores del Banco Central y procesa a 4 funcionarios: Un fallecido interventor, tres gerentes a cargo de supervisión y una Liquidadora.

-15 de julio de 2015. La Cámara Federal Penal, Sala II, emite Fallo confirmando los procesamientos por Administración Fraudulenta en el Banco Oddone de los funcionarios y procesando a los tres Directores. Solicita al Juez Torres que amplíe la investigación.

El 2 de febrero de 2004, la revista Fortuna me  hizo un reportaje titulado “Confesiones de un Banquero Maldito”. En aquel momento el Banco Oddone aún existía legalmente. Era un Banco inmerso dentro de la maraña judicial. Ya no existe. Queda su resabio: Un patrimonio importante depositado en el Banco Ciudad.

La revocación del sobreseimiento original a los directores Eugenio Pendás, Marcelo Aiello, Juan Carlos Fosatti y la confirmación del procesamiento de los funcionarios de línea: Adolfo Carlos Lavenia, Miguel Ángel Pareja, Fernando Gonzáles Llanos y Cristina Graciela Pérez fueron legitimados por la Cámara Federal.

A pesar de que los empleados de la Dictadura en el Banco Central continúan actuando, la Justicia los pone al descubierto. Los encubridores durante 35 años del robo a los grupos financieros nacionales son puestos en evidencia.

Las denuncias de la entonces Fiscal de Cámara, Gils Carbó; y del por entonces Procurador de la Nación, Carlos Becerra, efectuadas en 2003 tuvieron su desenlace en 2015.

La caída del Banco Oddone y del Grupo de Compañías Oddone se produce a consecuencia de que enfrenté públicamente al ministro Martínez de Hoz criticando la política económica del PRN y su incidencia destructiva en el Sistema Financiero Argentino.

El BCRA estaba subordinado al almirante Eduardo Massera y al ministro Martínez de Hoz. Entre los dos  implementaron el robo más grande a un Banco Central hasta ese momento. El vehículo: Los bancos intervenidos ilegalmente para saquearlo.

Simultáneamente eliminaron a los principales competidores de la banca tradicional y extranjera. Allí deviene banquero Alejandro Reynal manejando los fondos del robo a través FINAMERCO su mesa de dinero, mientras ejercía la vice presidencia del BCRA. Luego la mesa fue transformada en MBA Banco asociado primero a Citibank y más tarde a Lazard Frères.

La estrategia personal de los procesados es la fuga hacia adelante. El objetivo: Verificar un crédito con el Banco Oddone sobre la base de balances y estados contables que la justicia declaró fraudulentos fundamentado en comprobantes con firmas falsas verificadas por la Justicia Comercial.

Importantes economistas y periodistas argentinos estudiaron u opinaron sobre la Crisis Financiera de 1980: Roque Fernández, De Pablo, Arnaudo Conejero; Brignone; Baliño, Feldman, Muchnik, Gerchunoff; Llach; Kannengisser y muchos otros. En conferencias, el Director de Legales del Banco Central: Marcos Moiseff. (El Jaime Stiusso del BCRA).

Todos justificaron la crisis a partir de las relaciones técnicas de los bancos intervenidos y liquidados los cuales, según ellos, presentaban graves problemas en sus carteras de préstamos, sumados a altas tasas de interés que originaron la corrida financiera de depósitos. 

Ernesto Feldman y Juan Sommer en su análisis reconocieron que la situación de falencia técnica del Sistema Financiero en 1980 era generalizada. El resto circunscribió la crisis a los cuatro bancos intervenidos ilegalmente: Banco de Intercambio Regional, Banco de los Andes, Banco Internacional y Banco Oddone.

Ningún especialista objetó ni cuestionó la decisión política de liquidar al BIR, detonante de la crisis. Antes bien, la justificaron. 

Tampoco informaron en sus estudios que el resto de los grandes bancos del sistema fueron socorridos por los Bancos Oficiales y la banca extranjera por orden del ministro M. de Hoz: Banco Nación, BAPRO, Banco Hipotecario, BANADE, Caja Nacional de Ahorro y Seguro y el Citibank. Por ello fueron excluidos de su intervención y liquidación al estar en la misma situación. Nunca se supo si por falta de agudeza en el análisis, conveniencia o connivencia.

Detrás de la decisión de crear la crisis, y para provecharla, había importantes empresarios asociados a los generales, almirantes y funcionarios. Todos usaron la extorsión a los banqueros secuestrados obligándolos, mediante amenazas y extorsiones, inclusive a jueces, a vender sus activos a precios de irrisorios.

Hubo una doble estrategia: El robo de fondos del Banco Central mediante las circulares para conjurar la iliquidez de los bancos (1051 y 111), y la compra de los activos sacados a remate por los Jueces Federales y Comerciales presionados desde el Directorio del Banco Central por los Asesores contratados al efecto: Eduardo Munilla Lacasa y Jaime Smart. 

Dos empresarios se participaron de los procedimientos: Francisco Capozzolo y Nicolás Catena. El primero con Martínez de Hoz y Harguindeguy. El segundo, adicionalmente, con su pariente Pedro Pou con quien había creado el CEMA en 1978, organismo de poder y cobertura a través de los profesionales proporcionados a los gobiernos de la Dictadura y la Democracia.

Capozzolo me extorsionó a través de Reynal en la cárcel para vender la tarjeta de crédito Diners entre otros robos a empresarios. Catena regresó de California a fines de 1980 con casi US$100 millones en sus cuentas y su conglomerado vitivinícola, vendido antes de la intervención al Grupo Greco, intacto. El Interventor del Grupo Greco designado fue un empleado de Capozzolo. 

Roque Fernández y Carlos Rodríguez, fundadores con Pedro Pou del CEMA, fueron asesores del ministro Martínez de Hoz a su regreso de la Escuela de Chicago.

No es casual que al menos uno de los procesados por los fraudes al Banco Oddone sea un miembro del CEMA: Eugenio Pendás quien era Director bajo la presidencia de Roque Fernández. ¿Estaba el Dr. Fernández al tanto de las maniobras de su subordinado? ¡Deberá declarar en el juicio oral a los procesados!

Como siempre, estoy disponible para el debate público o privado con las personas mencionadas en esta nota que, hasta el momento, se me viene negando.

 
Opciones avanzadas
  Home
  Sociedad
  CLASIFICADOS
  Archivo
  Contacto

Se permite la reproducción citando la fuente.