POLÍTICO, ECONÓMICO Y SOCIAL  
16/08/2016
Fantino y la ley del Far West
Por JUAN ÁNGEL SALINAS BOHIL Me han hecho llegar una grabación de un programa radial del señor Alejandro Fantino donde, al referirse a las consecuencias de un nuevo episodio de inseguridad ocurrido en la ciudad de Zárate en la que un carnicero asaltado mató con posterioridad a un ladrón, repitió una y otra vez que estamos viviendo en el Far West. No me interesa conocer el estado ideológico del señor Fantino. Tampoco si es de derechas o izquierdas, porta armas, tiene custodia o agentes de seguridad en su domicilio, cámaras de video instaladas en cada rincón de su hogar hasta en los lugares más privados, si está lógicamente en contra de la pena de muerte y la portación de armas y si, por ejemplo, alguna vez se hizo presente en alguno de los velatorios de los tantos policías asesinados por delincuentes. Eso es harina de otro costal. Pero si sus palabras aterrizaron sin permiso en mi computadora es porque alguien o algunos desean que despierte del aletargamiento que, voluntariamente, he concebido. No los voy a defraudar. El señor Fantino yerra el tiro. Como juez garantista se equivoca porque en realidad vivimos bajo el imperio de la ley de la Selva donde el más fuerte, el armado, se come la vida y los bienes del débil, del desarmado. El Far West, la ley del Far West era otra cosa. Porque en el territorio donde se aplicaba todos, absolutamente todos, andaban armados, y no se podía matar porque sí, salvo que fuera en un “duelo” realizado frente a frente. Lo que dio en llamarse un duelo “justo”. Lo demás era motivo de persecución a caballo por el ministro de Seguridad de la época. La ley del Far West era república cien por ciento. Sin tanta palabrería hueca y vestiduras rasgadas. Lo expresó magistralmente Samuel Colt con su publicidad: “Dios creó al hombre, Colt los hizo iguales”. Quizás lo importante sea darse cuenta que Argentina retrocede miles de años en busca de su ley del Talión. Eso no es bueno.
 
Opciones avanzadas
  Home
  Sociedad
  CLASIFICADOS
  Archivo
  Contacto

Se permite la reproducción citando la fuente.